Hay una regla fundamental en las ventas: Tienes que venderte a ti mismo el producto a comercializar antes de que efectivamente puedas venderlo a otros. Si no puedes creer en el valor de tus productos o servicios, nadie más lo hará. Si estafas a otros en un acuerdo injusto, tendrás que trabajar intensamente y más de lo normal para superar tu resistencia interna (tus principios) a hacer algo malo. Un acuerdo es bueno cuando es bueno para todos los involucrados. Cuando cada participante tiene la misma oportunidad de ganancia y el riesgo es compartido entre los socios que se preocupan por el bienestar del otro, con ello no sólo garantizas la probabilidad de un éxito mucho mayor, sino que también al mismo tiempo el viaje hacia él éxito se vuelve más disfrutable.

 
About The Author

pdd

Este mensaje positivo es traído a usted por la Fundación Napoleón Hill. Lo invitamos a que lo transmita a sus familiares y amigos. Pueden inscribirse en este servicio gratuito a través de nuestro sitio web: http://www.naphill.org.

Comments are closed.