La fricción en una maquinaria se traduce en costos monetarios mientras que la fricción en las relaciones humanas empobrece tanto al espíritu como a la cuenta bancaria.

La discordia en toda relación a menudo tiene desagradables consecuencias financieras, pero es mucho más costosa en términos humanos. Cuando te involucras en una relación tortuosa, toda la energía física y mental que podría direccionarse hacia logros positivos se disipa inútilmente en actividades estresantes e improductivas. Por desgracia, cualquiera que sea la causa de una fricción entre personas, afecta negativamente a cada una de las partes involucradas. Por esa razón cuando te encuentras en una situación conflictiva, hay pocas alternativas posibles. Podrías resolver tus problemas o abandonar al equipo. Sólo tú sabes cual de ellas es la mejor solución, pero si evaluaras objetivamente tus razones encontrarías que el mejor curso de acción puede ser tragar tu orgullo y encontrar una solución que sea aceptable para todos los involucrados. Pero si te sientes incapaz de tomar esta decisión, quizás sea hora de dejar el equipo y buscar otro camino para el logro de tus objetivos.

2019-11-06T20:27:48-05:00 November 11th, 2019|Pensamiento del día|