Tu empleo te retribuye en la misma proporción en que tú le retribuyes, pero no más

Tú eres el mayor experto del mundo en tu trabajo, y puedes tener el éxito que quieras en lo que hagas. Fácilmente la puedes hacer en lo que elijas. Quizás haya una descripción de puesto para lo que haces, pero hay pocos trabajos en el mundo que vengan con instrucciones detalladas para realizar un trabajo. Una descripción de trabajo se limita a establecer una base sobre la cual puedas edificar el trabajo perfecto para ti. Cuando te entregas generosamente a ese empleo, éste responde con plenitud en satisfacciones personales, crecimiento personal, recompensas financieras y un futuro promisorio. Si por el contrario estás en un empleo lleno de rencores e insatisfacciones, y a pesar de considerar todas las alternativas decides que nunca te gustará ese empleo, busca algo más. Pero si a ti, como a la mayoría de la gente, no te gustan algunas cosas sobre tu trabajo, pero sabes que estás ganando buen sueldo a pesar de tu insatisfacción, ocúpate en mentalizarte para convertirlo en el mejor empleo del mundo. En tu profesión, como en la vida, recibes en proporción directa a lo que das.

2020-07-24T18:48:04-04:00 July 27th, 2020|Pensamiento del día|