La cooperación voluntaria produce un poder perdurable, mientras que la cooperación forzada siempre acaba en fracaso

Ninguna civilización basada en el trato injusto a su pueblo ha perdurado jamás. Un tirano puede obligar a la cooperación de los demás por un tiempo, pero ese poder nunca es constante. Sólo cuando a las personas se les concede el respeto que se merecen, voluntariamente crean y mantienen organizaciones y sociedades exitosas. Cuando se crea una empresa o una organización basada en la equidad y la justicia para todos sus miembros, se construye un poder que perdurará por mucho tiempo. La mejor manera de asegurar el compromiso y la cooperación incondicional de los demás es mediante la simple aplicación de la regla de oro. Es la teoría de gestión más exitosa y de larga duración que se haya desarrollado jamás. ¿Y que nos dice esta regla? Simplemente que cuando tratas a los demás como te gustaría ser tratado en su situación, propiciarás en los demás su lealtad y cooperación entusiasta. Establece normas altas para ti mismo y tus empleados, trátalos bien, deja que ellos hagan su trabajo, y verás que harán milagros en sus actividades.

2019-11-15T23:06:21-05:00 November 17th, 2019|Pensamiento del día|